¿Te sentirías seguro comprando neumáticos usados? ¿Son fiables?

Neumáticos usados | Lenocars

En estas fechas donde hay diversos cambios climáticos, es necesario y vital, mantener unos neumáticos en muy buen estado, por nuestra seguridad y la de todos, tal y como te comentaba en el artículo anterior sobre el aquaplaning.

Ahora que han vuelto las lluvias, debemos revisar que cumplen los requisitos para que no sea demasiado tarde y no se nos acumulen los gastos con los regalos de Navidad y otros extras que puedan surgir.Aunque siempre veamos ofertas de neumáticos de segunda mano, las cuales nos pueden salvar en ciertas ocasiones de un gasto mayor.


La pregunta es, con esas ofertas, ¿Nos podemos sentir seguros?

Teniendo en cuenta que los neumáticos son uno de los elementos más importantes de un vehículo, y que esas gomas son las únicas que, una vez en marcha, nos mantienen asidos al asfalto, de nada nos sirve un buen control de estabilidad y unos frenos perfectos cuando los neumáticos pueden ponernos en riesgo por su nefasto estado.

Es sumamente importante sopesar, si merece la pena gastar un dinero de más, si al final obtendrás calidad y seguridad para ti y los tuyos. ¡Será siempre un dinero bien invertido! 

También es cierto que tenemos los “low cost” vendidos por las llamadas “marcas blancas” los cuales nos dan la posibilidad de adquirir ruedas nuevas a un precio bastante asequible, aunque no los haya para todos los vehículos ni en todas las medidas.

Cuando compramos un coche de segunda mano, los neumáticos ya están usados y en ocasiones ni rechistamos, ¿verdad? Pero, ¿qué pasa con los neumáticos de segunda mano? ¿Porqué nos genera tanta desconfianza?

Lo cierto es, que desconocemos el origen de las ruedas de segunda mano, y pocas personas pensamos que, nadie va a cambiar unas ruedas aún en buen estado, por otras nuevas. Pero sí, los negocios especializados en estos productos, son grandes profesionales que las obtienen de varias operaciones como pueden ser “el renting”, donde la mayoría de estos vehículos de renting contemplan (cambios de neumáticos gratuitos) entre los 20.000 o 25.000 km. Donde en muchas ocasiones según el conductor y el tipo de vehículo y el trato que se le haya dado, muchas ruedas están en muy buenas condiciones. También de cuando se cambia una pareja de neumáticos para igualar el eje, por el caso de un pinchazo en uno de ellos.

Ten en cuenta que un “buen profesional” nunca, te ofrecerá un producto en malas condiciones, así que, ahí ya tenemos los ojos abiertos y podemos sentirnos seguros con nuestra compra.

También te comento que hay caprichosos, los cuales en ocasiones cambian de medida de llanta o de marca solo por mejorar las cualidades dinámicas de su coche, y simplemente por ello, entregan un par o dos de neumáticos en perfectas condiciones.

Ahora que nos queda clara su procedencia, también deberá quedarnos su legalidad, pues pasará sin problemas la ITV. mientras las ruedas de ocasión se atengan a la normativa, que marca una profundidad mínima de 1,6 mm en la banda principal de rodadura (en el surco más centrado, no en los flancos).

Un consejo: Cuando vamos a cambiar las cuatro cubiertas a la vez, no basta con ponerlas iguales, debemos tener presente el código DOT de los neumáticos (son unos números grabados en el lateral del neumático detrás de la palabra DOT). Este código marca la antigüedad en semanas y años. Si por ejemplo pone 1602, lo que nos indica es que el neumático fue fabricado la semana 16 (finales de abril) del año 2002. Y si lo que aparece es 2409, pues se traduce como semana 24 (junio) del 2009. Así podemos intentar que nuestras ruedas de ocasión no sean muy dispares en antigüedad. No van a ser iguales nunca, pero los fabricantes recomiendan que haya un año de diferencia como máximo. Lo aceptable es que al menos sean del mismo lustro (cinco años) y también los códigos de velocidad (V, W, X, Y…) e índices de carga (90, 91…) deben ser iguales.